CAMINO A LA PERDICIÓN, el último duelo de Paul Newman

Camino a la perdición, Sam Mendes
«Me alegra que seas tú»
(Imagen: detalle del póster Camino a la perdición)

CAMINO A LA PERDICIÓN, Road to Perdition, Sam Mendes, 2002

En 2002 Sam Mendes dirigió Camino a la perdición, uno de esos clásicos modernos que aunque pasó desapercibido durante la temporada de  premios, espero que sea colocado cuanto antes en el lugar que se merece, que no es otro que  la estantería de los cinéfilos.

En Camino a la perdición,  Sam Mendes se inspira en los clásicos del cine  “gansteril” para facturar una película con empaque  en la que  todo está en su sitio. Posee un guión sólido, inspirado en la novela gráfica “Road to Perdition.  La ambientación de los bajos fondos de Chicago y sus alrededores en los años 30 es impecable.  Cuenta con una plantilla de actores que ya de entrada es bastante impresionante: Tom Hanks, Daniel Craig, Jude Law,…

Y  aún queda lo mejor: Paul Newman poniendo el broche de oro a su carrera cinematográfica.

LA FAMILIA IRLANDESA

Mendes toma los elementos típicos del género, un grupo de gansters  (esta vez irlandeses), la familia, la lealtad, y la traición.

Tom Hanks interpreta a Michael Sullivan, la mano derecha del jefe local,  John Rooney (Newman). Es bueno en su trabajo y se siente a salvo dentro de la organización, pero todo da un dramático giro cuando su hijo mayor se convierte en testigo accidental de uno de sus asesinatos.

Se  desencadenará entonces  una auténtica tragedia  que mueve a  Sullivan y su hijo a emprender  una huida hacia delante,  buscando venganza tras la matanza de los otros dos miembros de su familia por parte del hijo de Rooney.

LA DESPEDIDA DE PAUL NEWMAN

Hay escenas que pueden transformar una película bien hecha  en palabras mayores. Camino a la perdición tiene esa escena y la reconoceréis en cuanto la veáis. Sam Mendes convierte una violenta secuencia de ráfagas de ametralladora y hombres cayendo abatidos al suelo,  en pura poesía bajo la lluvia.

Y ese “Me alegra que seas tú” de Paul Newman suena a despedida y a buen cine.

 

(En este mismo Blog  también podéis encontrar otra película de Sam Mendes: American Beauty. Pincha aquí).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies