ESPECIAL: MADRES DE CINE

POSTALES DESDE EL FILO, Mike Nichols, 1990

Meryl Streep y Shirley McLaine
Imagen: Imdb

Esta jugosa comedia familiar merece la pena sólo por disfrutar el duelo interpretativo de dos damas de la escena de la talla de Meryl Streep y Shirley McLaine. Si encima añadimos el morbo que le da el estar basada en el libro autobiográfico de Carrie Fisher (alias Princesa Leia), en el que retrata pasajes de la relación con su madre Debbie Reynolds, pues tenemos la dramedia perfecta.  Aguantad hasta el final porque la escena madre – hija en el hospital es de lujo.

TENEMOS QUE HABLAR DE KEVIN, Lynne Ramsay, 2011

Tilda Swinton y John C.Reilley
Imagen: Imdb

Si alguien ha conseguido plasmar en pantalla lazos familiares retorcidos desde luego es Lynne Ramsay. Si bien su película de 2011 no ayudará a subir el índice de natalidad, sí logra dar la vuelta a la idílica relación que se presupone entre madre e hijo.  En este filme inclasificable, de atmósfera familiar viciada, Tilda Swinton se autoimpone la ardua misión de empatizar y amar a un psicópata cruel y despiadado. Su hijo.

Desasosegante e hipnótica,  no podréis dejar de mirar.

MI VIDA SIN MÍ, Isabel Coixet, 2003

Mi vida sin mí
Imagen: Filmaffinity

Quizás os estáis preguntando si en un día como hoy no vamos a fijarnos en una madre que hace lo que hacen todas, mostrar un desvelo desmedido por su prole. Pues esa madre ya está aquí, es Sarah Polley en el filme dirigido por Isabel Coixet. Preparad pañuelos porque la tragedia se cierne sobre Ann. Una madre coraje que aún golpeada por un cáncer terminal, tiene ánimo para buscar soluciones para cuando ella ya no esté. Es decir, preparar «Mi vida sin mí«.

Además de la curiosa determinación de la protagonista, quizás os sorprenda tropezaros con un  Mark Ruffalo pre-Hulk.

CORALINE, Henry Selick, 2009

Coraline
Imagen: Imdb

Y para terminar aún queda espacio para una madre de animación. Sin embargo os adelanto que esta progenitora perfecta ideada por Neil Gaiman y pasada por el tamiz de la productora Laika, es más inquietante que amorosa. Cuidado, no confundir con el edulcorado producto Disney, este cuento no está destinado  para los ojos de tiernos infantes.

Pero… si queréis unos botones nuevos, nadie los cose mejor…

Para ver la reseña del Blog de Coraline: Pinchad aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies